Blog

8 cosas para recordar cuando todo sale mal

8 cosas

Publicado por Truly Budha en Mind

“Hoy estoy sentada en una cama de hospital esperando que remuevan mis senos. Pero de una manera extraña me siento como la afortunada. Hasta ahora no había tenido problemas de salud. Soy una mujer de 69 años de edad, y estoy en la última habitación al final del pasillo, junto a la división de pediatría del hospital. Durante las últimas horas he visto a decenas de pacientes de cáncer siendo llevados en sillas de ruedas y camas rodantes. Ninguno de estos pacientes es mayor de 17…”

Este es un párrafo del diario de mi abuela, con fecha 16/09/1977. Lo he fotocopiado y prendido en un tablón en mi recamara desde hace una década. Todavía está ahí hoy, recordándome que siempre, siempre, siempre hay algo que agradecer. Y que no importa lo bueno o malo, tengo que despertar cada día agradecida por mi vida, porque alguien en algún lugar está luchando desesperadamente por los suyos.

La verdad sea dicha: La felicidad no es la ausencia de problemas, sino la capacidad de lidiar con ellos. Imagina todas las cosas maravillosas que tu mente podría abrazar si no estuviera tan envuelta alrededor de tus luchas. Fíjate siempre en lo que tienes, en lugar de lo que has perdido. Porque no es lo que el mundo lleva lejos de ti lo que cuenta; sino lo que haces con lo que te queda.

Aquí están algunos recordatorios para ayudarte a motivarte cuando más lo necesites:

1. El dolor es parte del crecimiento.

En ciertas ocasiones la vida te cierra algunas puertas, porque es hora de seguir adelante. Y eso es una buena cosa porque a veces solo nos movemos cuando las circunstancias nos obligan. Cuando los tiempos son difíciles, recuerda que no hay dolor sin propósito. Pasa lo que duele, pero nunca olvides lo que te enseñó. Sólo porque estás luchando, no significa que estés fallando. Cada gran éxito requiere de algún tipo de lucha digna para llegar allí. Las cosas buenas llevan su tiempo. Mantente paciente y mantén una actitud positiva. Todo va a tener sentido, tal vez no de inmediato, pero si con el tiempo.

Recuerda: Hay dos tipos de dolor: el dolor que duele y el dolor que te cambia. Cuando ruedas con la vida, en lugar de resistirte a ella, ambos tipos te ayudan a crecer.

2. Todo en la vida es temporal.

Cada vez que llueve, en algún momento deja de llover. Cada vez que te hacen daño, sanas. Después de la oscuridad siempre hay luz -recuerda esto cada mañana, pues a menudo se olvida, en lugar de elegir creer que la noche va a durar para siempre. No lo hará. Nada dura para siempre.

Así que si las cosas están bien ahora, disfruta de ellas. No va a durar para siempre. Si las cosas están mal, no te preocupes porque no va a durar para siempre tampoco. El hecho de que la vida no es fácil en estos momentos, no significa que no puedas reírte. Sólo porque algo te molesta, no significa que no puedas sonreír. Cada momento te da un nuevo comienzo y un nuevo final. Tendrás una segunda oportunidad, cada segundo. Sólo tienes que tomarlo y hacer lo mejor de eso.

3. Preocuparse y quejarse no cambia nada.

Esos que se quejan más, logran muy poco . Siempre es mejor tratar de hacer algo grande y fracasar que no hacer nada y tener éxito. No has fracasado cuando perdiste; has fracasado cuando no hiciste nada más que quejarte. Si crees en algo, debes seguir intentándolo. No dejes que las sombras del pasado ensombrezcan las puertas de tu futuro. Pasar el día de hoy quejandote por el ayer no hará tu mañana más brillante. Toma medidas. Repasa lo que has aprendido para mejorar la forma en que la que vives. Haz un cambio y nunca mires hacia atrás.

E independientemente de lo que suceda en el largo plazo, recuerda que la verdadera felicidad comienza a llegar sólo cuando dejas de preocuparte por tus problemas y empiezas a ser agradecido por todos los problemas que no tienes.

4. Tus cicatrices son el símbolo de tu fuerza.

Nunca te avergüences de las cicatrices de la vida. Una cicatriz significa que el dolor pasó y la herida se ha cerrado. Significa que se conquistó el dolor, aprendiste una lección, te has hecho más fuerte, y te moviste hacia adelante. Una cicatriz es el tatuaje de un triunfo del que puedes estar orgulloso. No permitas que tus cicatrices te mantengan como un rehén. No permitas que hagan que vivas tu vida con miedo. No puedes hacer que las cicatrices de tu vida desaparezcan, pero si puedes cambiar la forma en que las ves. Empieza a ver tus cicatrices como un signo de fortaleza y no de dolor.

Rumi dijo una vez: “La herida es el lugar por donde la luz entra.” Nada podría estar más cerca de la verdad. Después de un sufrimiento han emergido las almas más fuertes; los personajes más poderosos de este gran mundo se quemaron con cicatrices. Ver sus cicatrices como una señal de “¡SÍ, lo hice, sobreviví y tengo mis cicatrices para probarlo! Y ahora tengo la oportunidad de crecer aún más fuerte “.

5. Cada pequeña lucha es un paso adelante.

En la vida, tener paciencia no se trata de esperar; sino de la capacidad de mantener una buena actitud mientras trabajas en hacer realidad tus sueños, sabiendo que cada esfuerzo que hagas, valdrá la pena. Así que si lo vas a intentar, pon el tiempo necesario y recorre todo el camino. De lo contrario, no tiene ningún sentido. Esto podría significar la pérdida de estabilidad y comodidad por un tiempo, y tal vez incluso perder tu cabeza en alguna ocasión… Podría significar no comer, o dormir, como estas acostumbrado, incluso por semanas. Podría significar que extiendas tu zona de confort a tal punto que te de escalofríos. Podría significar sacrificar relaciones y todo lo que te es familiar. Podría significar la aceptación o las burlas. Podría significar un montón de tiempo en soledad. La soledad, sin embargo, es un regalo que hace grandes cosas posibles. Te da el espacio que necesitas. Todo lo demás es una prueba para tu determinación, de cuanto realmente quieres lograr tus metas.

Y si lo quieres, lo vas a hacer, a pesar del fracaso y el rechazo y las probabilidades. Y cada paso adelante te hará sentir mejor de lo que puedas imaginar. Te darás cuenta de que la lucha no se encuentra al final del camino, es el camino. Y vale la pena. Así que si lo vas a intentar, vé hasta el final. No hay mejor sensación en el mundo … no hay mejor sensación que saber lo que significa estar vivo.

6. Negatividad de otras personas no es tu problema.

Se positivo cuando la negatividad te rodea. Sonríe cuando otros tratan de acabar contigo. Es la manera de mantener tu entusiasmo y enfoque. Cuando otras personas te tratan mal, tu sigue adelante. Nunca dejes que la amargura de otra persona cambie la persona que eres. No se pueden tomar las cosas demasiado personalmente, aunque parezcan personales, rara vez la gente hace cosas por ti. Hacen las cosas a causa de su propia lucha interna.

Por encima de todo, no se te ocurra cambiar sólo para impresionar a alguien que dice que no eres lo suficientemente bueno. Cambia porque eso te hace una mejor persona y te lleva a un futuro más brillante. La gente va a hablar, independientemente de lo que haces o lo bien que lo haces. Así que ocúpate de ti mismo antes de preocuparte por lo que otros piensan. Si crees firmemente en algo, no tengas miedo de luchar por ello. La gran fuerza viene cuando superas lo que otros piensan que es imposible.

Solo tienes esta vida. Eso es todo. Así que haz lo que te haga feliz y ve con quien te hace sonreír a menudo.

7. Lo que tiene que suceder, eventualmente sucederá.

La verdadera fuerza aparece cuando hay mucho por lo que llorar y quejarse, pero prefiere siempre sonreír y aprecia tu vida. Hay bendiciones ocultas en cada lucha que enfrentas, pero tienes que estar dispuesto a abrir tu corazón y mente para apreciarlas. No puedes forzar las cosas. Eso solo te logrará poner loco en el intento. En algún momento tienes que soltar y lo que está destinado a ser, será.

Al final, amar tu vida se trata de confiar en tu intuición, tomar riesgos, perder y encontrar la felicidad, acariciar los recuerdos y el aprendizaje mediante la experiencia. Es un viaje largo. Debes dejar de preocuparte, sobre todo pensando y dudando de cada paso en el camino. Ríete de la confusión, vive conscientemente cada momento, y disfruta de la vida que se desarrolla. Es posible que no termine exactamente donde creías, pero es muy probable que llegue precisamente donde tiene que llegar.

8. Lo mejor que puedes hacer es seguir adelante.

No tengas miedo a levantarte de nuevo -intentar otra vez, volver a amar, a vivir de nuevo, y volver a soñar. No permitas que una dura lección endurezca tu corazón. Las mejores lecciones de la vida a menudo son aprendidas en los peores momentos y de los peores errores. Habrá momentos cuando parece que todo lo que podría ir mal, sale mal. Y puedes sentir que estarás atrapado en esta rutina para siempre, pero no será así. Cuando quieras abandonar la lucha, recuerda que a veces las cosas tienen que llegar a lo peor antes de que puedan ir bien. A veces hay que pasar por lo peor, para llegar al mejor momento.

Sí, la vida es dura, pero tu eres más fuerte. Encuentra la fuerza para reír todos los días. Encuentra el coraje para ser diferente, pero hermoso a la vez. Usa tu corazón para hacer sonreír a los demás también. No te estreses por cosas que no puedes cambiar. Vive con sencillez. Ama con generosidad. Habla con la verdad. Trabaja con diligencia. E incluso si te quedas corto, a seguir adelante. Sigue creciendo.

Despierta cada mañana y haz lo mejor para seguir estas tareas diarias:

1. Piensa positivamente.

2. Come Sano.

3. Realiza ejercicio diariamente.

4. Preocúpate menos y disfruta más.

5. Trabaja duro.

6. Sonríe Siempre.

7. Duerme bien.

Fuente: Marc and Angel Hack Life
Fuente del texto publicado en mujerholistica.com

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: