Blog

Campanas de navidad

Campanas

Escuché el son de las campanas en la Navidad,
que tocaban los villancicos que tanto amaba;
y las palabras se repetían:
“En la tierra paz y buena voluntad para con los hombres”.

Y yo pensé, llegado este día,
cómo los campanarios de toda cristiandad
habían repicado sin cesar
este canto de:
“En la tierra paz y buena voluntad para con los hombres”.

Y así, repicando, cantando,
el mundo giraba de noche a día,
una voz, un repique,
un canto sublime de:
“En la tierra paz y buena voluntad para con los hombres”.

Pero luego, lanzando sus malditos proyectiles,
los cañones tronaron en el Sur,
y con su estruendo
silenciaron los villancicos de:
“En la tierra paz y buena voluntad para con los hombres”.

Era como si un terremoto hubiera desgarrado
los hogares de un continente,
dejando en desamparo
a quienes habían nacido confiando:
“En la tierra paz y buena voluntad para con los hombres”.

En mi desesperanza incliné la cabeza;
“No hay paz en la tierra”, pensé;
“El odio es fuerte
y hace burla de la canción de:
“En la tierra paz y buena voluntad para con los hombres”.

Entonces retumbaron las campanas con más fuerza y profundidad:
“¡Dios no está muerto; ni duerme Él!
El Mal fracasará,
El Derecho prevalecerá,
“Con Paz en la tierra y buena voluntad para con los hombres.”

Henry Wadsworth Longfellow

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: