Blog

Dios nunca se equivoca

spot_Dios nunca se equivoca

Un rey que no creía en la bondad de Dios, tenía un siervo que en todas las situaciones le decía:
“-Mi rey, no desanime porque todo lo que Dios hace es perfecto, Él no se equivoca”.
Un día, salieron para cazar y una fiera atacó al rey. Su siervo consiguió matar al animal, mas no pudo evitar que el rey perdiese un dedo de la mano.
Furioso y sin mostrar gratitud por haber sido salvado, el rey dijo:
“-¿Dios es bueno?, si Él fuese bueno yo no habría sido atacado y perdido mi dedo”.
El siervo apenas respondió:
“-Mi rey, a pesar de todas esas cosas, sólo puedo decirle que Dios es bueno; y Él sabe el porqué de todas las cosas.
Indignado con la respuesta, el rey mandó apresar a su siervo.
Tiempos después, salió para otra cacería y fue capturado por salvajes que hacían sacrificios humanos.
En el altar, listos para sacrificar al rey, los salvajes percibieron que la víctima no tenía uno de los dedos y lo soltaron: él no era perfecto para ser ofrecido a los dioses.
Al volver para el palacio, mandó a soltar a su siervo y lo recibió muy afectuosamente.
“-Mi siervo, Dios fue realmente bueno conmigo. Escapé de ser sacrificado por los salvajes, ¡justamente por no tener un dedo! Mas tengo una duda:
si Dios es tan bueno, ¿por qué permitió que tú, que tanto lo defiendes, fueses preso?”.
“-Mi rey, si yo hubiese ido con usted en esa cacería, habría sido sacrificado en su lugar, pues no me falta ningún dedo.
Por eso, recuerde: todo lo que Dios hace es perfecto, Él nunca se equivoca”.

Historia perteneciente al libro “El Silencio del Hombre – Historias de Luz y Sabiduría”
Recopiladas por Pedro Alonso.

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: