Blog

El silencio de la prensa

spot_silencio

No hay día en que desde los medios no critiquemos la incompetencia de quienes nos han llevado a la crisis. Denunciamos las responsabilidades de políticos, banqueros y reguladores. Exigimos dimisiones y rectificaciones. Lo que no hacemos es admitir que durante años tampoco nosotros cumplimos con nuestro deber, que miramos a otro lado cuando nos convenía, a menudo renunciando a nuestra independencia por interés, militancia o ineptitud. Y que contribuimos, también, al desmoronamiento moral y económico del país.

Televisiones, radios y periódicos ganaron mucho dinero gracias a los anuncios inmobiliarios y la publicidad institucional de gobiernos caciques durante los años del boom. No existía motivación para indagar sus abusos. Los bancos financiaban los planes de expansión de la prensa y aportaban grandes ingresos con sus anuncios de (falsos) sueños a plazos. No hicimos a sus directivos las preguntas necesarias. No cuestionamos la relación incestuosa que se había creado entre políticos, banqueros y promotores.

Toda esa dejadez se fue acumulando mientras nuestro periodismo se hacía más militante, con cada grupo de comunicación poniendo su esfuerzo en investigar al partido, gobierno o institución que no era de su cuerda, ignorando que era la democracia la que se estaba pudriendo. En lugar de cumplir nuestra función como guardianes del sistema, terminamos convirtiéndonos en parte del mismo. Los silencios se fueron acumulando en las redacciones.

Solo así pudo el yerno del rey de España mantener su red corrupta durante años, seguro de que disfrutaría de la protección mediática que habíamos concedido a la monarquía. Solo así pudieron aferrarse al poder los más mediocres políticos, sabedores de que siempre habría periodistas dispuestos a convertir sus fracasos en éxitos a cambio de un sillón en una tertulia de la radio. Solo así pudieron bancos sin escrúpulos embaucar a miles de ahorradores, convencidos de que llamaríamos a su puerta pidiendo otra campaña de publicidad, no explicaciones. Sí, también nosotros fallamos.

La crisis se presenta como una gran oportunidad para recuperar la confianza perdida en quienes nos dedicamos al periodismo. Cuando han fallado todas las instituciones, desde la monarquía a los partidos políticos, desde la judicatura a los sindicatos, en tiempos donde la independencia de criterio es avasallada por el sectarismo y la impunidad se impone a la responsabilidad, la prensa solo tiene sentido si está inequívocamente del lado del público. Sin amiguismos, agendas políticas ni intereses.

David Jiménez, periodista y escritor.

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: