Blog

Emociones conflictivas

Emociones conflictivas

Muchas veces el estrés es activado por emociones conflictivas de las cuales comentaremos las cinco principales. No podemos considerar estas emociones como algo negativo, sino como mensajes que indican que necesitamos transformar algo en nuestras vidas.

El miedo
Algunas escuelas enseñan que existen solo dos sentimientos básicos: el amor y su ausencia que es el miedo. El miedo nos hace protegernos de las personas y de las experiencias de la vida. La forma de transcender el miedo es confiar; cuando logramos hacerlo se convierte en sabiduría.

La ira
La ira es una emoción orientada a la supervivencia que cuando se focaliza de forma inadecuada puede dañar. Si la ira se canaliza adecuadamente se transforma en creatividad y capacidad de acción.

La euforia
Conocida en psicología como manía, esta emoción consiste en una exaltación del estado de ánimo y un aumento de la vitalidad y del nivel de actividad, que la persona no puede controlar. En este estado la visión de la realidad se vuelve subjetivo y los riesgos y las propias limitaciones se minimizan. Se regula con la ecuanimidad.

La preocupación
Consiste en la tendencia a darle vueltas y vueltas a problemas que no tienen solución en nuestra propia mente sino en la vida real. Cuando transcendemos la preocupación aparece el sentido práctico y distinguimos entre problemas ( situaciones que podemos solucionar) y hechos (aquellas que no dependen de nosotros).

La tristeza
Es una de las emociones básicas del ser humano. Este estado afectivo de decaimiento se da cuando nuestras expectativas no se ven cumplidas o cuando las circunstancias de la vida resultan dolorosas. Es necesario expresarla, por ejemplo cuando hay una pérdida, para que el proceso de duelo se concluya y la psique retorne a la normalidad.

Manejo de emociones conflictivas

Las emociones conflictivas tienen una función; rechazarlas no es la solución, pues cuando lo hacemos les damos más fuerza, las guardamos intensificadas en el inconsciente. Es necesario aprender a darles salida y existen muchas técnicas de psicoterapia para lograrlo. Te proponemos un método sencillo: Cuando te surja alguna emoción conflictiva, en lugar de buscar como quitártela de encima, tómate unos minutos para sentirla. Permite que se exprese, sin juzgarla ni juzgarte. Observa si se localiza en algún lugar del cuerpo mientras mantienes una respiración suave y profunda. Si logras sostener tu atención, a los pocos minutos la emoción habrá desaparecido y tendrás mucha más claridad para resolver el problema que haya ocasionado la emoción. Si quieres completar el proceso, evoca una emoción positiva: algún momento de disfrute cariño hacia alguien o gratitud por algo que te haya sucedido, y mantenla un minuto en la mente mientras respiras relajada y profundamente. Luego continúa con lo que estabas haciendo.

Artículo publicado en La Fundación Vivo Sano

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: