Blog

Enseñanazas Budistas

Budistas

“Así como un poco de sal, una pizca, puede salar una pequeña cantidad de agua pero no puede transformar un gran río como el Ganges, reconoce, que de la misma manera, aún una pequeña acción puede dañar a alguien cuyas acciones positivas son débiles pero no pueden dañar a nadie quien frecuentemente haya realizado acciones inmensamente positivas, vastas en su alcance. Así que debemos tratar de realizar poderosas acciones positivas repetidamente a gran escala.”
Kangyur Rinpoche (1897-1975)

“No realices ninguna acción dañina por más insignificante que sea. Una simple chispa avivada por el viento puede quemar rápidamente una montaña de pasto seco; un solo episodio de enojo violento puede destruir un montón de mérito. Evita cualquier conducta dañina como si fuera veneno bajo el entendimiento que esta es la causa de todo tu sufrimiento y también transforma tus acciones neutrales en positivas.”
Jetsun Mingyur Paldrön (1699-1769)

“Si quieres estar totalmente libre de sufrimiento es importante que distingas entre que tienes que hacer y que tienes que dejar de hacer ya que no puedes esperar probar el fruto de acciones benéficas que no hayas realizado ni escapar las consecuencias de tus propias acciones dañinas. Al morir, seguirás el curso trazado por tus propias acciones: buenas y malas. Ahora que tienes la opción entre ambos caminos, uno que te lleva hacia arriba y otro hacia abajo, no actúes de manera contraria a tus deseos más profundos. Practica tanto como te sea posible las acciones benéficas, por pequeñas que parezcan. ¿Qué acaso no es la acumulación de pequeñas gotas las que terminan llenando una jarra grande?”
Jetsun Mingyur Paldrön (1699-1769)

“Los seres añoran liberarse de la miseria,
Pero es la misma miseria hacia la que corren.
Desean la felicidad pero en su ignorancia,
La destruyen como lo harían con un enemigo odiado.”

Shantideva (685-763)

“Al principio, deberías de sentirte perseguido por el miedo al nacimiento y la muerte así como un venado escapándose de una trampa. A la mitad, deberías de no tener arrepentimiento aún si mueres en este preciso momento, como un agricultor que ha procurado su tierra con cuidado. Al final deberías de sentirte feliz, como aquel que ha terminado una tarea monumental. Lo más importante es el saber que no hay tiempo que perder, como si una flecha hubiera acertado a darnos en un lugar vital de nuestro cuerpo.”
Gampopa (1079-1153)

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: