Blog

La fantasía como programa

programa

Desprogramarse, vaciarse, limpiarse de experiencias que crees que van a volver a suceder, es el desafío. Eso es abrir la cabeza, eso es tomar consciencia, eso es avanzar hacia lo desconocido.

¿Qué hay en tu cabeza? ¿Qué crees que va a suceder? ¿Qué dice tu programa? ¿Cuál es el patrón? ¿El miedo? ¿La culpa? ¿La violencia? ¿La pasividad? ¿La extrema responsabilidad? ¿La extrema irresponsabilidad?

Desprogramarse, vaciarse, limpiarse de experiencias que crees que van a volver a suceder, es el desafío. Tirar ese “disco rígido” de fantasías por la ventana, para dejar de ser rígido, para dejar de escuchar ese disco que repite y repite la misma música.

Al reconocer otras realidades, comienza por acabarse la fantasía que te detiene en la misma rigidez y en la misma canción.

Si me maltrataron, si no me tuvieron en cuenta, si me sobre protegieron, si no me dieron amor, si me hicieron creer que era el mejor o que era el peor, esa será la realidad que crearé de grande, esa será la fantasía en la que viviré de grande. Mi mente estará programada para dar y recibir eso. Entonces me y te maltrato, no me y no te doy amor, no me y no te tengo en cuenta, me y te creo el mejor, me y te creo el peor.

Si me enseñaron que el mundo es verde, voy a ver todo verde. Si me enseñaron que el camino es hacia la derecha, voy a ir a la derecha. Habrá que borrar esos archivos aunque no para cambiarlos por otros. No para ir hacia la izquierda ni empezar a ver las cosas rojas. Para empezar a aceptar que se puede ver las cosas de todos colores y también se puede ir hacia todos lados. Vaciarse de contenido. Vaciarse de imposiciones. Eso es abrir la cabeza, eso es tomar consciencia, eso es avanzar hacia lo desconocido.

El terrorista tiene programado asesinar por una supuesta noble causa, le hicieron creer que eso es el bien, que será un mártir cuando llegue al cielo. Ese es su programa. El religioso tiene programado vivir de acuerdo a las leyes impuestas por la religión, el que no respeta esas formas estará equivocado, será un traidor e inferior.

Y así, existen miles de programas en nuestras cabezas. ¿Cual es el tuyo? ¿Cual es esa fantasía que no te deja avanzar? ¿Cuales son las fronteras que limitan tu accionar?

Gustavo Levín
Publicado en animalespiritual.com

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: