Blog

La pedagogìa de la sumisiòn

spot_sumisión

Los globos sonda, la sumisión y la verdad revolucionaria
Vivimos bombardeados por encuestas de todo tipo: el Gran Hermano necesita información, y de vez en cuando salen sus monaguillos a hacer preguntas.

Los sumisos “creyentes” del (des) orden establecido del Gran Hermano ignoran que a diario se lanzan todo tipo de sondas para captar el pensamiento colectivo en las áreas que se pretende controlar, por más aparentemente ingenuas y hasta inocentes que parezcan las preguntas.

Las agencias encargadas de las encuestas, y los medios de comunicación con la televisión al frente, son excelentes bases de lanzamiento de esa clase de globos. Y después de las sondas llegan los mensajes adecuados a través de esos medios de comunicación y educación popular en manos de grupos concretos de poder que controlan las agencias de noticias .El resto lo hacen las escuelas, las iglesias y las tradiciones. Así se forma la opinión pública, que es la opinión de los sumisos, y oh sorpresa, la misma del Gran Hermano. Por tanto, las democracias están inicialmente devaluadas, pues los sumisos son mayoría en el mundo.

Podríamos preguntarnos entonces dos cosas: ¿Se preocupan los poderes públicos por aumentar la calidad del pensamiento colectivo para que las opiniones fuesen de calidad?… ¿Se preocupan los poderes públicos en mejorar la calidad de las democracias? Para ello tendrían que favorecer un alto nivel de cultura integral y crítica y fortalecer las instituciones de base de los ciudadanos.: la democracia laboral en las empresas, que es la democracia social (no la democracia formal con que se pretende tapar la boca a todo el mundo).Para que tal cosa sucediera se tendría que favorecer una educación libre del intervencionismo de las instituciones estatales y religiosas; una educación que favoreciera el desarrollo de una cultura crítica, cooperativa, pacífica y creativa. Se haría preciso combatir la manipulación de las mentes que a diario se practica pues ¿acaso la manipulación de la mente por medio del adoctrinamiento mediático y cultural no es la forma más sutil, duradera y perversa de terrorismo al convertir a las personas en sumisos, miedosos, desinformados, mentalmente abducidos y obnulibados? ¿No es este acaso el objetivo de las instituciones educativas desde el parvulario a la universidad, y el de televisiones, iglesias, sindicatos? La pedagogía de la sumisión es la auténtica pedagogía popular, e incluso la meta de partidos que se autoproclaman de izquierdas.

A través del poder parlamentario y del poder mediático, el capitalismo y sus servidores se convierten en intermediarios del poder y tratan de torpedear la capacidad de elegir que sólo es posible cuando existe una mente no condicionada, una mente correctamente informada y libre de ataduras ideológicas y tradiciones estúpidas. Sin embargo, la mente de la humanidad actual está siendo condicionada y sometida a un verdadero asedio para ser conformarla hasta convertirse en aliada sumisa del mismo sistema que la pervierte. Y este asalto al último reducto, a la última de nuestra posesión, la conciencia, es lo que estamos soportando a diario en todo el mundo.

Tal vez es urgente abandonar las salas de estar más a menudo, leer menos periódicos, mantenerse en contacto con puntos de contra-información y atreverse a pensar /sentir contra la corriente general sin miedo a ser diferente. Eso para empezar.

El más grande de los revolucionarios a pesar de sus seguidores (Jesús de Nazaret) fue asesinado por predicar la libertad de conciencia, la igualdad social y el amor desinteresado: por insumiso. Y de Su asesinato fue responsable directo la explosiva mezcla de política y religión fanatizadas que siguen dominando hasta hoy mismo. Pero tuvo más responsables: las masas sumisas. Si volviera físicamente a este mundo, los gobiernos y las iglesias intentarían asesinarlo de nuevo y las masas sumisas de partidos políticos y de iglesias con el nombre de cristianas volverían a darles su apoyo como hicieron entonces. Si ese es el comportamiento que cabe esperar ante el ser más puro que ha nacido en este Planeta, ¿cómo puede extrañarnos lo que ocurre con los que pretendemos defender los mismos valores?

La sumisión es contrarrevolucionaria, el estado de conciencia preciso para mantenerse todo tipo de poder sobre las hipnotizadas masas.

Escrito por: Patrocinio-Navarro

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: