Blog

Legado de Kwan Yin – Tres caminos

Tres caminos

Legado de Kwan Yin – Bodhisattva de la compasión

Tres caminos
El sendero de la felicidad es tan amplio que toda la humanidad cabría en él, si tan sólo supiera mantenerse en el presente. El pasado, el presente y el futuro, se asemejan a tres caminos que flotan en el espacio. El sendero de en medio es el presente, es un sendero firme, quieto, no se mueve; es el ser humano quien camina sobre el; es el ser humano quien avanza.

El sendero de la izquierda es el sendero del futuro, el de los sueños y las fantasías, el de las angustias y los temores. Ese sendero desarraiga al hombre del presente y lo lleva vertiginosamente hacia el futuro. Ahí el hombre no camina, es el sendero el que se mueve, pero tan sólo se mueve un espacio y después da vuelta sobre sí mismo, dejándose caer nuevamente sobre el sendero quieto del presente, el camino vuela, pero siempre regresa al mismo punto, con la sensación de no haberse movido ni un centímetro del lugar en que se encontraba.

El sendero de la derecha, es un sendero que se mueve igualmente, pero hacia atrás, desarraiga al hombre de su presente y lo lleva sumergiéndolo en tinieblas, presentándole imágenes fantasmagóricas, alguna agradables y otras llenas de crueldad y de dolor. Ese camino igualmente se mueve, aunque más lento, donde las escenas se vuelven, o más dolorosas, o más agradables. Pareciera que el sendero se detuviera; permanece unos instantes quieto mientras las imágenes lo embelesan y, repentinamente, el piso se le desvanece, las imágenes desaparecen y la persona regresa estrepitosamente al sendero original del presente.

Sólo el camino del centro, aquél que está quieto, es el único seguro, el único firme y, en el, el hombre puede caminar y sentir realmente que avanza. Detrás de esta alegoría se encuentran muchas claves para meditar sobre el futuro y sobre el pasado, para aprender a valorar el presente.

Publicado en trans4mind.es

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: