Blog

Meditación del corazón

spot_equilibrio

Permíteme recordarte [que], en el último sutra, Atisha decía que cuando hagas la inspiración, permite que sea una meditación para ti el que todos los seres que sufren en el mundo vengan con esta respiración que entra y lleguen a tu corazón. Absorbe ese sufrimiento, dolor y miseria en tu corazón, y mira cómo se produce un milagro. Cada vez que absorbes el dolor de otro- la pena y el sufrimiento- al absorberlo, éste se transforma. Hay una tendencia natural a evitarlo; hay una tendencia natural a protegerse contra el sufrimiento. Hay una tendencia natural a mantenerse distante, a no simpatizar, a no sentir empatía. Las personas, incluso cuando simpatizan, simpatizan sólo formalmente. Lo hacen de dientes para fuera; no lo sienten. Si realmente lo sintieran, podrían ayudar a la otra persona. Podrían absorber su sufrimiento, podrían tomar su sufrimiento. Y, sucede unas cuantas veces, y tú lo sabes: Hay personas que, si te encuentras con ellas, sientes un alivio. Cuando se han ido, te sientes ligero, te sientes fluido, te sientes más vibrante, más vital, como si ellas te hubieran quitado un gran peso de tu cabeza, de tu pecho, como si hubieran puesto un néctar en tu ser. Sientes que ha quedado una danza en tu corazón cuando se van. Quieres que vengan a ti una y otra vez; buscas su compañía, la disfrutas, porque te nutres con su presencia. También existe una clase opuesta de personas. Si te encuentras con ellas, te dejan más agobiado que nunca. Te dejan en una cierta desesperación, de disgusto. Sientes que has sido drenado, tu energía disminuye. Ellas han tomado algo de tu energía y no te han dado nada. Esta es una experiencia ordinaria. Si la gente te evita, recuérdalo, ellos no son los responsables. Algo en ti hace que te eviten. Si la gente no quiere encontrarse contigo, si buscan excusas para escapar de ti, recuerda, ellos no son los responsables. Tú debes estar haciendo algo negativo con su energía. Si las personas te buscan, si la gente entabla amistad inmediatamente, si las personas sienten una cierta afinidad, si incluso a los extraños les gustaría acercarse y sentarse cerca de ti, cogerte de la mano, estar contigo, esto significa que tú debes estar ayudándoles con o sin conocimiento. Todo mundo lleva encima mucha miseria, todo mundo padece mucho sufrimiento, el corazón de cada uno duele. Hay mucha pena. Atisha dice que antes de que puedas hacer esto con toda la existencia, tendrás que empezar primero contigo mismo. Este es uno de los secretos fundamentales del crecimiento interior. No puedes hacer con otros lo que no has hecho primero contigo mismo. Puedes herir a otros si te haces daño a ti mismo, puedes ser un dolor de cabeza para otros si eres un dolor de cabeza para ti mismo; sólo puedes ser una bendición para otros si eres una bendición para ti mismo. Lo que puedes hacer por otros, tienes que haberlo hecho primero contigo mismo, porque es la única cosa que puedes compartir. Puedes compartir lo que tienes solamente, no puedes compartir lo que no tienes.

Osho

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: