Blog

Mi casa sostenible y ecológica

spot_casa ecologica

Cada día somos más conscientes de la necesidad de ser respetuosos con el medio ambiente en todos aquellos actos que realizamos: comer, vestir, viajar,… y la arquitectura no es menos.
Casas, urbanizaciones enteras creadas para y por la sostenibilidad medioambiental y nuestro propio bienestar.

Las construcciones ecológicas reducen de forma significativa el consumo de energía, agua y materiales mediante una ubicación, diseño, construcción, funcionamiento, mantenimiento y métodos de deshecho ecológicamente sensibles, es decir, el ciclo de vida completo de una construcción.
La calefacción solar pasiva, los dispositivos para el ahorro de agua, los materiales reciclados y otros dispositivos de diseño ecológicos pueden generar hasta un 30% de ahorro energético, reducir las emisiones de carbono en un 35%, reducir el consumo de agua entre un 30 y un 50%, y ahorrar entre un 50 y un 90% en costes de eliminación de residuos.

Leadership in Energy and Environmental Design o LEED es el estándar más respetado para el diseño, construcción y funcionamiento de los edificios ecológicos más novedosos. El certificado LEED otorga la garantía de que un proyecto de construcción es respetuoso con el medio ambiente y un lugar saludable para vivir y trabajar.

Estas construcciones deben ser autosuficientes y autorreguladas, con un mantenimiento barato que no dependan de fuentes no locales de energía (electricidad, gas, carbón o leña). La energía debe proceder mayoritariamente de fuentes naturales gratuitas.

Reutilizando el agua de lluvia, ahorran recursos; y al ser construidas con materiales no tóxicos se integran perfectamente en el medio ambiente, sin perjudicarle.

Deben usar energías limpias y tener cero emisiones.

Hay que tener en cuenta la integración paisajística de la casa. Además de ser una vivienda cómoda y bella, tiene que ser de calidad y en armonía con el entorno vivo.

Estas prácticas viviendas se construyen con materiales y técnicas modernas que faciliten el ahorro y proporcionen comodidades, pero evitando las zonas geopatógenas e insalubres.

Un ejemplo viviente es La Ciudad del Sol, en el norte de Holanda. Un arquitecto holandés ha creado un barrio en el que todos los edificios son ecológicos y las emisiones de carbono se reducen a cero. Se trataría, según él, de la comunidad carbono-neutral más grande del mundo.

Se ha inaugurado como un ejemplo de desarrollo sostenible.
Ashok Balohtra, el creador de la Ciudad del Sol, comenzó a diseñarla hace unos 20 años. Se trata de una isla en medio de un lago de 60 hectáreas, más o menos del tamaño de una ciudad medieval. Balohtra explica que el modelo medieval le ayudó en el diseño de una comunidad pequeña y muy bien articulada.
“Para mí”, dice el arquitecto, “el desarrollo sostenible implica algo más que el uso de energías alternativas, el cuidado del planeta, el ecosistema, naturaleza, ecología. Me interesa también la sustentabilidad cultural, social y económica”.

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: