Blog

Pobreza

spot_pobreza

¿Cuales son las verdaderas raices de la pobreza?…

Las razones por las que tantas personas no pueden satisfacer sus necesidades fundamentales son complejas. Al ser esencialmente de naturaleza política, económica, estructural y social, se refuerzan por la ausencia de voluntad política y por la inadecuación de las medidas que toman los poderes públicos, especialmente en lo que toca a la explotación de los recursos locales.
· En el plano individual los seres están limitados por la imposibilidad de acceder a los recursos, al conocimiento o a las ocasiones de disfrutar de un modo de vida decente.
· En el plano social, las causas principales son las desigualdades en el reparto de los recursos, de los servicios y del poder. Estas desigualdades a veces están institucionalizadas en forma de tierras, de capital, de infraestructuras, de mercados, de crédito, de enseñanza y de servicios de información o de asesoría. Lo mismo ocurre con los servicios sociales: educación, sanidad, agua potable e higiene pública. Esta desigualdad en los servicios perjudica más a las zonas rurales, en las que no es sorprendente que vivan el 77% de los pobres del mundo en desarrollo. Pero los pobres de las ciudades están todavía más desfavorecidos que los del campo.
Todas estas dificultades afectan más a las mujeres que a los hombres, lo que agrava aún más el problema de la situación respectiva de unas y otros. A pesar de la protección jurídica e institucional, esta desigualdad persiste y se extiende. El rostro de la pobreza en el mundo es cada día más femenino.
El 1% de las personas más ricas del planeta posee el 40 por ciento de la riqueza global, mientras que la mitad más pobre sólo es dueña del 1 por ciento, según un estudio de la Universidad de las Naciones Unidas.
El informe es el primero que cubre todos los países del mundo y los principales componentes de la riqueza del hogar, incluyendo activos y pasivos financieros, tierra, edificios y otras propiedades tangibles. Destaca que la riqueza está muy concentrada en Norteamérica, Europa y las naciones de altos ingresos en el área de Asia-Pacífico, cuya población posee colectivamente el 90 por ciento del total. A pesar de que en Norteamérica sólo habita 6% de la población adulta mundial, posee 34% de la riqueza. Europa y los países de altos ingresos en el área de Asia-Pacífico también tienen una riqueza desproporcionada.
La pobreza sigue cobrándose 50.000 vidas cada día. Cada día mueren 30.000 niños por el hecho de ser pobres. Cada minuto mueren cinco personas como consecuencia del VIH/SIDA. A más de 100 millones de niños en el mundo se les niega la oportunidad de acudir a la escuela.
Miles de millones de personas viven en la pobreza, no por azar ni por designio de la naturaleza, sino como consecuencia de decisiones humanas. Más concretamente, decisiones económicas en torno a reglas de comercio injustas, la enorme carga de la deuda, una ayuda insuficiente e inadecuada y políticas económicas perjudiciales impuestas por los países ricos que sirven para crear y sostener la pobreza en los países en desarrollo. Los gobiernos de los países pobres también deben desempeñar su papel en abordar la corrupción y eliminar la pobreza mediante políticas sostenibles implementadas de manera democrática, transparente y con rendición de cuentas ante los ciudadanos.

El mundo puede cambiar, pero no va a cambiar solo.

Video Amnistía Internacional
Fuente del texto “Riqueza, pobreza y desarrollo sostenible” de David Barkin

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: