Blog

Raoul Wallenberg, el ‘Schlinder sueco’ que desafío a los nazis

spot_Raoul Wallenberg

¿Quién fue Raoul Wallenberg? Pues le llaman el “Schlinder Sueco”.
Queremos hablaros de este increíble hombre, aprovechando que el
pasado 4 de agosto se celebró el centenario de su nacimiento.

Wallenberg nació en Suecia de una familia aristocrática y estudió
en Norteamérica. En cartas a su abuelo, discutía sobre su futuro
y las carreras de “arquitecto, banquero u hombre de negocios”.
Pero su destino fue muy diferente.
Hombre viajado y culto, no concebía que hombres y mujeres iguales
a él, que simplemente por llevar una “etiqueta” que los identificara
como judíos, fueran hacinados en trenes hacia su exterminio.
Se las ingenió haciendo uso de su nacionalidad sueca (país neutral en
la segunda guerra mundial) y el estatus de diplomático en Hungría para
salvar a más de 100.000 judíos húngaros de la masacre nazi.
Se inventó un pasaporte llamado “SchutzPass”, pasaporte de protección,
que entregó a muchos judíos húngaros que los identificaba como suecos
en espera de repatriación.
Aunque estos documentos no eran legalmente válidos, parecían oficiales
y por lo general eran aceptados por las autoridades alemanas y
húngaras.
También alquiló algunas casas para los refugiados judíos con fondos de
la embajada y les puso en la entrada letreros falsos en los que se
leía “Biblioteca de Suecia” o “Instituto Sueco de Investigaciones”.
Consiguió que hasta algún nazi por su gran coraje y humanidad hiciera
la vista gorda.
No obstante, en algunos casos se necesitó también la ayuda de sobornos.
Wallenberg negoció hábilmente con oficiales nazis como Adolf Eichmann y
el comandante de las fuerzas armadas alemanas en Hungría, el general
Gerhard Schmidhuber, y consiguió que cancelaran las deportaciones a los
campos de concentración alemanes ignorando las órdenes directas de Adolf
Hitler, en las que le encargaba la destrucción de los guetos y el asesinato
de sus habitantes, los cuales se encontraban ya en los últimos días previos
a la liberación de Budapest.
Cuando los rusos finalmente liberaron la ciudad encontraron a 97.000 judíos
viviendo en dos guetos de Budapest.
Su gran y magnifica misión duró 7 meses después de su inicio.
El 17 de enero de 1945, el diplomático fue capturado por soldados
rusos. Nunca más se supo de él.
La fundación que lleva su nombre, Fundación Internacional Raoul
Wallenberg, es una organización no gubernamental cuya misión es
promover el ejercicio de los valores de solidaridad.

Fuentes del texto y enlaces El Mundo y Wikipedia

http://es.wikipedia.org/wiki/Raoul_Wallenberg

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/08/03/internacional/1343994249.html

Nos emocionamos al escuchar y leer historias de este tipo, con
protagonistas reales que lo único que sienten es la necesidad de
ayudar a otros.
Él simplemente fue capaz de ver que todos somos iguales y dar su vida por ellos.

Cuando seamos capaces de ver que todos somos iguales, que esa persona
a la que odias porque te ofendió, que esa a la que ves inferior, esa a
la que no hablas porque viste o piensa diferente, …
tiene tus mismos miedos, quiere la misma felicidad, busca la misma
libertad que tú, verás que en el fondo no es tan diferente.
Sólo entonces podremos ver y comprender.
Evitar odio, distancia, toda diferencia ilusoria y con ello, todo
tipo de guerras.
Judío o musulmán, blanco o negro, homo o hetero, indie o punk,
conservador o liberal.
En el fondo todos iguales, todos seres humanos.

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: