Blog

Vuela

spot_vuela

Son dos muñones horribles,
dos muñones que me salen de las escápulas.

¿Cómo no quieres que llore?
Desde pequeñita se han reído de mi, me han empujado,
me han insultado…
Siempre los he odiado, dos muñones aformes que ni siquiera me dejan
poder ponerme la ropa que quiero, sentirme guapa.
No, no me digas que son bonitos porque no lo son, ¡los odio!
Los odio con toda mi alma y sólo quiero morir…
No los acaricies, dan asco, yo no podría ni tocarlos.
Me gustaría poder coger un cuchillo y cortarlos.
No, no los mires con ternura, no los acaricies, no digas que por ser parte
de mi son hermosos…
No me abraces, no me consueles.
No puedo más, estoy agotada de llorar, de sufrir, de no aceptarme, de no entender…
Dormir para siempre.
Durmamos.
Hoy dejo que me abraces, necesito sentir tu calor, que no estoy sola.
Gracias por acariciar mi espalda, toda ella,
sin que ninguna parte se sienta menospreciada.
Durmamos.
Durmamos y mañana será, quizá, otro día.

Dime que seguimos dormidos…
No sonrías, no llores de alegría…
¡No puede ser cierto!
¡¡Son tan preciosas!!
El tacto de sus plumas es como el de la seda y son de color
blanco rosado!
Gracias por confiar en mi, por creer y en quererme tal y como soy.
Las alas han amanecido inmensas,
han sentido tu tacto y amor.
Gracias por ver lo que yo no era capaz ni de intuir.

Ahora quizá, pueda volar.
No, ahora sé que puedo volar.”

Airún M.

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: