Blog

Yo soy yo

Yo soy yo

“Día a día, lo que eliges, lo que piensas, y lo que haces, es en quien te conviertes”. Heráclito.

En todo el mundo, no hay nadie exactamente como yo. Hay personas que tienen algunas partes que se parecen a mi, pero nadie es idéntico a mi, por lo tanto, todo lo que sale de mi es auténticamente mio porque yo sola lo elegí.

Todo lo mio me pertenece – mi cuerpo, incluyendo todo lo que éste hace, mi mente, incluyendo todos sus pensamientos e ideas, mis ojos, incluyendo las imágenes que perciben, mis sentimientos, cualesquiera que éstos puedan ser: coraje, alegría, frustración, amor, desilusión, excitación, mi boca y todas las palabras que salgan de ella: agradables, dulces o bruscas, justas o injustas, mi voz, fuerte o suave y todos mis actos, sean éstos para otros o para mi misma.

Me pertenecen mis fantasías, mis sueños, mis esperanzas, mis temores. Me pertenecen todos mis triunfos y éxitos, todos mis fracasos y errores. Porque todo lo mio me pertenece, puedo llegar a familiarizarme íntimamente conmigo misma. Y al hacer esto, puedo amarme y aceptarme, y aceptar todas las partes de mi cuerpo.

Entonces puedo hacer posible que todo lo que me pertenece trabaje para lograr lo mejor para mi.

Sé que hay aspectos de mi misma que me confunden y otros que no conozco, pero mientras me conozco y me amo, puedo buscar valerosamente y con esperanza la solución a mis confusiones y la forma de conocerme más.

Cualquiera que sea mi apariencia y mi expresión, lo que diga o haga, lo que piense y sienta en un momento determinado, soy yo. Esto es auténtico y representa dónde estoy en este momento.

Cuando más adelante analice mi apariencia y mi expresión, lo que dije e hice y cómo pensé y sentí, algo parecerá no encajar. Puedo descartar lo que parece no encajar y conservar lo que sí encajó e idear algo nuevo para remplazar lo que descarté.

Puedo ver, oír, sentir, pensar, hablar y actuar. Tengo los instrumentos para sobrevivir, para acercarme a los demás, para ser productiva y para ser coherente y apartar de mi mundo a las personas y cosas ajenas a mí.

Me pertenezco. Y por lo tanto, puedo manejarme.

Yo soy yo. Y yo estoy bien.

Virginia Satir
Psicoterapeuta y escritora
Publicado en unlaberintodeemociones.com

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: